Hoy es casi imposible vivir nuestra vida sin tener nuestro móvil pegado. Usamos nuestro teléfono para mucho más que simples llamadas; Es una fuente de información, entretenimiento y para muchos de nosotros es esencialmente como llevar nuestra oficina con nosotros a todas partes. Lugares y momentos que las familias deberían mantener libres de teléfonos móviles

No podemos negar que es un avance increíble, pero ¿hasta qué punto es bueno que nuestra oficina vaya con nosotros en cada momento de nuestro día? 

Es fácil engancharse con el sonido de nuestro teléfono cuando llega un nuevo correo, un mensaje o algún tipo de noticia que aparezca en la pantalla, y aunque creamos que solo es un segundo y no es gran cosa, la realidad es que  esencialmente estamos eligiendo priorizar nuestro trabajo o cualquier conversación aleatoria o entretenimiento antes de nuestra propia vida real.

Este es un tema delicado en el que debemos pensar, especialmente cuando tenemos pequeños que nos admiran y reproducen y copian cada uno de nuestros movimientos. Como dijimos muchas veces antes, como padres tenemos que enseñar con el ejemplo. Por eso, si queremos que los pequeños crezcan y no estén siempre delante de una pantalla, debemos mostrarles que la vida es más que revisar nuestros móviles y pantallas y crear algunos entornos seguros para ellos, y en realidad para toda la familia.

Places that families should make phone-free

Es por eso que sugerimos a cada familia que mantengan los siguientes lugares y momentos libres de teléfonos móviles, para permitir que la conversación, diferentes formas de diversión y relajación fluyan, y se sientan todos cómodos con la compañía de los demás.

1. La hora de la cena

Cuando decimos la hora de la cena, queremos decir en cualquier momento que comamos con nuestros hijos. Este es un momento en el que todos estamos juntos uno frente al otro durante un rato, y es un buen momento para compartir sobre cómo nos ha ido el día, los bueno y malo que nos ha pasado y para ser abiertos acerca de cómo nos sentimos.

Crear este tiempo libre de teléfonos móviles (en realidad, sin pantalla) como una rutina también será excelente en el futuro, cuando nuestros hijos crezcan y la comunicación sea un poco más compleja. Si esa es una tradición fijada en la familia, siempre será un espacio dedicado para comunicarse y conectar.

2. El coche

Todos sabemos que estar pendientes del móvil mientras conducimos es tremendamente peligroso. Pero una vez más, este es un momento en el que todos estamos juntos en el mismo espacio, lo que significa que es un momento para hablar y abrirse. A veces, para los niños y adolescentes es más fácil hablar en el coche porque se sienten más libres ya que los padres generalmente van mirando a  la carretera.

Así que se trata simplemente de acostumbrarse a dejar nuestro teléfono (y los de ellos) a un lado y disfrutas del trayecto juntos.

3. El dormitorio 

Sí, probablemente ya sabemos todos que tener el teléfono al lado de la cama podría interrumpir la calidad del sueño. Pero de nuevo se trata de un tema de comunicación, es el momento en el que finalmente tenemos como pareja para hablar y volver a conectar después de un largo día y tal vez un montón de niños hablando. Así que cuidemos de nuestra salud física y emocional y dejemos nuestro teléfono en modo avión a un lado una vez que entramos en el dormitorio.

4. Tiempo en familia 

Debido a que nuestros teléfonos ahora tienen unas cámaras increíbles, es fácil sentirse tentado a tenerlos en nuestras manos en todo momento cuando salimos en familia para un pequeño viaje, unas vacaciones o simplemente una excursión de un día o al parque. Lamentablemente, la verdad es que muchas veces cogemos el teléfono para tomar una foto y nos enganchamos a alguna notificación de las que aparecen en nuestras pantallas.

Por lo tanto, tanto como sea posible, debemos mantener nuestros teléfonos a un lado o por lo menos comprometernos realmente a no revisarlo mientras estamos disfrutando de un rato de tiempo de calidad juntos, es posible que en ese instante que miremos el móvil nos estemos perdiendo un momento divertido que no volverá a suceder.

5. Tiempo de lectura 

La lectura es una actividad a la que debemos dedicar toda nuestra atención para no distraernos y disfrutarla al 100%. Damos un gran ejemplo si nuestros pequeños nos ven apartar nuestro teléfono y dedicarnos por completo a un libro, así como cuando estamos leyéndole a ellos o con ellos, que nos aseguremos de que el teléfono no esté cerca de nosotros para que no se distraigan ellos si vibra o se enciende la pantalla.

En general, se trata de disfrutar el tiempo que tenemos juntos y de crear una relación sana con la tecnología para nosotros y para nuestra familia.