La música es una parte esencial de nuestro desarrollo. Usamos la música para expresar nuestros sentimientos, para entrar en contacto con una situación personal que estamos viviendo, y para conocer una cultura o incluso a una persona. Nuestros gustos musicales cambian con los años a medida que cambian nuestras personalidades. Por eso que el gusto musical de alguien puede decirnos mucho sobre esa persona. ¿Por qué la música es importante para los niños? 

Nuestra relación con la música debe comenzar justo al comienzo de nuestras vidas, ya que incluso desde el útero podemos sentir las vibraciones de la música y los sonidos externos. De hecho, está comprobado que las experiencias musicales de la niñez pueden acelerar el desarrollo del cerebro, particularmente en las áreas de desarrollo del lenguaje y habilidades lectoras. La música activa todas las áreas del desarrollo de un niño y ayuda a mejorar las habilidades que los ayudarán durante sus años de estudio.

Más allá del desarrollo de habilidades intelectuales, la música es una excelente forma de experimentar y crecer social y emocionalmente, además de ser un vehículo fantástico para trabajar en sus habilidades motrices y linguísticas. ¿Cómo? Bueno … ¿Qué hacemos todos con la música? ¡Bailar! Por eso la música ayuda con la coordinación, el ritmo y el lenguaje corporal. Resulta natural para nuestros hijos: cuando sienten el ritmo, les encanta saltar y moverse porque es simplemente divertido. La música nos genera alegría, y esa es la razón suficiente para introducirla en la vida de nuestros hijos.

Por supuesto, nuestra percepción de la música cambia con los años, pero para cada edad hay una buena actividad relacionada con la música que podemos hacer con nuestros pequeños para ayudarlos a acercarse más a ella.

Why is music so important for children?

Cuando son bebés, pueden percibir la melodía aunque no entiendan las palabras, también entienden el estado de ánimo que la música expresa. Por lo tanto, introducir música relajante al comienzo de la hora de acostarse o inventar canciones cortas sobre la hora del baño o ir al parque, los estimulará y los ayudará a asociar la actividad con el ritmo.

Más adelante, cuando son pequeños, la música les ayudará a usar su cuerpo. A medida que aprenden a controlarlo y moverse, la música es un gran vehículo para ayudarlos a bailar. Además, pueden comenzar a memorizar canciones, por lo que les encantará escucharlas una y otra vez, ya que recordar las letras les hará sentir que están logrando algo, y ese sentimiento es definitivamente algo que queremos para ellos durante toda su vida. También es en esta etapa cuando pueden comenzar a tocar ritmos aplaudiendo, sacudiendo pequeños instrumentos y objetos.

A los niños en edad preescolar, les encanta cantar cualquier cosa y en cualquier momento. Lo más probable es que no se den cuenta al principio si están cantando fuera de tono, pero disfrutarán interpretando canciones que implican una actividad y que de alguna manera les exige que sigan unas instrucciones. Notarás que cualquier canción con un ritmo definido y repetitivo será un éxito, así que simplemente acéptalo y disfruta porque es una gran señal de que están intentando comprender e identificar lo que escuchan. Juegos como las sillas musicales, jugar a tocar instrumentos y todo lo que los ayude a interpretar la música que escuchan será una gran actividad para ellos.

Desde el comienzo de sus años escolares hasta la secundaria, están listos para comenzar a tocar un instrumento, tomar clases de baile, unirse a un coro o una banda e investigar sus propios gustos musicales que les ayuden a inspirarse, y que los acompañarán durante toda la vida.   La música es uno de los mejores regalos que podemos darle a nuestros hijos. Les llenará de buenos recuerdos y también les ayudará a identificarse con nosotros en el futuro. Permíteles llegar a conocerte a través de la música que amas, que vayan contigo a concierto o cualquier tipo de espectáculo musical, y que aprendan a disfrutar de la música a través de ti.